domingo, noviembre 29, 2009

A propósito del derby



Es la única semana en la que todo el seguimiento mediático tiene razón de ser. Se juntan los dos clubs de fútbol más poderosos de España y, en Europa ambos son, mínimo Top 5.
Se paraliza el país, se entrevistan a unos y a otros, se recuerdan antiguos enfrentamientos, se sacan estadísticas, todas las televisiones del mundo estan interesadas en el partido, las entradas se agotan con semanas o meses de antelación, la reventa funciona. Luego son 90 minutos de fútbol y el post partido, por supuesto. Goles, penaltis, jugadas polémicas, quién ha sido mejor, si estos han tenido suerte, si tenía que haber jugado tal o cual jugador o viceversa.
Todo muy interesante, sí, pero que entiendan los medios de comunicación que se juega este partido y ya está. Bueno, ya está después del post partido y todo. Pero un par de días después ya es historia. Será uno más entre los enfrentamientos, mínimo dos, que tenemos cada año. Y digo que los medios de comunicación deberían entenderlo por el mero hecho de que, si bien como decía antes, son los dos clubs grandes de España, la liga se juega entre veinte equipos, es decir hay dieciocho más. Ya sé que hay clubs que no son especialmente interesantes para el resto, y que merengues y culés hay por todas partes, pero hemos llegado a tal punto en que parece que si eres del equipo de tu ciudad eres poco menos que un bicho raro. A mi me han preguntado infinidad de veces: "De qué equipo eres?". Y respondo: Del Mallorca, claro, y te rebaten, "pero de los otros, de los grandes, "¿cuál es tu segundo equipo?", y yo insisto: Del Mallorca B. O que directamente van con la preguntita: "Eres del Barça o del Madrid". Y yo digo, "meeec, pregunta incorrecta".
Y de ésto tiene mucha culpa la prensa. Esos que solamente debaten si debe jugar Raúl, o si Cristiano es mejor que Messi y se ponen como locos en las tertulias de radio que parecen moderadas por Mermelada, perdón por Jorge Javier Vázquez.
Durante las semanas que no hay derby y ni siquiera partidos importantes de Barça o Madrid, los telediarios se dedican a sacar continuamente imágenes de los entrenos, sobre todo del Madrid, y un extensísimo resumen de las ruedas de prensa, sacando punta a cualquier pequeño detalle. ¿Qué más me da si Guti se ha ido de marcha hasta las 7 de la mañana si luego marca goles o da buenos pases? Y si no los da, al banquillo o a su casa sancionado. Pero no tienen que estar dando vueltas a lo mismo.
El seguimiento mediático es mucho más fuerte del Madrid, es evidente, debido a que desde la capital se emiten los telediarios nacionales y los periódicos de tirada para todo el país son de allí. El Barça también tiene los suyo. Pero casi exclusivamente desde Catalunya.
En pocas palabras, que me da igual que Raúl vaya a tener su quinto hijo, pero en el Málaga, Sevilla, Sporting o Depor, hay jugadores que tienen hijos, se les mueren familiares y nadie se entera. ¿Por qué no ser todos iguales?.
Definitivamente creo que tanto seguimiento mediático genera odio cuando visitan el resto de campos de la liga. Los campos de los pobres, los secundarios, esos que no fichan porque no tienen dónde caerse muertos de hambre.
Nada me alegra más que ver cómo gana la liga cualquier equipo de los dieciocho restantes.

1 comentario:

Maravillas dijo...

Toda la razón del mundo, sí señor. Sólo se habla de esos dos equipos, pero ya sabemos: oferta, demanda... es lo que les da de comer.

Un abrazo.